FAMILIA ARAVENA

BIOGRAFÍA

Como una de las familias más antiguas y numerosas en el oficio, los Aravena cuentan con una historia única y profunda que desde la zona central se extiende al norte del país, donde en la actualidad residen algunos de sus familiares. Junto al bombo y el organillo, han tejido una historia que atraviesa a cuatro generaciones y un siglo de vida errante como testigos de la felicidad, el tiempo y el esfuerzo.

Oriundos de la Ciudad de Santiago, Luis Rene Aravena Allende, antiguo organillero conocido como “el chico Aravena”, fue quien dio inicio a esta tradición en la familia. Dueño de más de un organillo, en la década de los 70’ se traslada a Valparaíso junto a sus hijos Carlos y Luis, al igual que muchos organilleros de la época que buscaban mejores escenarios para el oficio. El puerto de la ciudad, fue en ese tiempo, el espacio por esencia disputado y de encuentro que frecuentaban organilleros y chinchineros a la espera de los visitantes extranjeros y nacionales, entre ellos la familia Casanova, Sepúlveda, Lizana y Castillo, quienes recorrían además los cerros, plazas y miradores de Valparaíso y Viña del Mar.

Junto con su hermano Carlos, Rene Aravena, quien había nacido en 1973, no pasan inadvertidos a los ojos de los antiguos chinchineros y mucho menos de los transeúntes de la capital. Los dos pequeños chinchineros eran requeridos por los antiguos, ya que en esa época era difícil ver a niños tocar y bailar con el chinchín, por tanto representaba un atractivo para la gente y los organilleros mayores. Fue así como a principio de los años 80’ los hermanos Aravena junto al pequeño Patricio Toledo (“el Pepa”) y Jorge Toledo acompañan al organillero Luis Toledo Salvatierra al programa de televisión “Baila Domingo” a concursar en la competencia que en ese entonces enfrentó a tres lotes, la familia Casanova, la familia Lizana y el grupo de Luis Toledo, resultando este último ganador del certamen. A juicio de los grupos vencidos, ello se debió a que don Luis Toledo concursó acompañado de niños, lo cual era un enorme atractivo para la audiencia y el jurado. Pese a ello, los años 80’ fue un período difícil para el oficio, se les sancionaba con multas, se les perseguía y les quitaban los instrumentos a la más mínima intención de acercarse al centro de Santiago. Esto no fue motivo, tal como ocurrió el año 2008 ante la ordenanza municipal y prohibición de cualquier expresión callejera en el centro de Santiago, que la porfía de éste rebelde personaje no dejara de tener –aunque menor- presencia en el centro. Situación que a muchos los obligó a tener que dejar de tocar en ese lugar de la ciudad y emigrar a pueblos cercanos o poblaciones. Muchas veces, esperaban hasta las ocho de la noche, horario en que comenzaba a cerrar el comercio para abrir el ruedo entre la gente y hacer sonar el corazón de la ciudad.

René, heredó dos organillos de su abuelo, los cuales en la actualidad están en desuso y deteriorados por el tiempo a causa de los altos costos de su reparación y mantención.
Junto a su hermano Luis, su hijo Jean y el pequeño Josué, hijo de su hermana Dina, René es uno de los precursores y defensores de la práctica del chinchinero independiente de los organillos, desarrolla un formato dinámico que desde el vals, foxtrot y la cueca, incursiona en ritmos como la cumbia, en una puesta en escena coreografiada donde alternadamente dialogan dos generaciones en una combinación de ritmos y bailes.
A diferencia de su propia historia, como la de muchos chinchineros de su época, René ha priorizado por la educación de sus hijos, por ello no trabaja los días de semana. Desde Lo Prado, su lugar de residencia, René sale a presentarse con su lote sólo el fin de semana y los días festivos, en las vacaciones de invierno y verano el norte del país es el paso obligado de este artista callejero y su familia que representan otra mirada de la tradición de éste oficio.

“nosotros éramos muy pocos, yo en la población donde vivíamos nosotros, tratábamos de enseñarle igual a gente que no era de tradición porque yo creo que esto no nos pertenece solamente a nosotros, si no que nos pertenece a todos”.

DATOS DE CONTACTO

+56 9 8690 0160
www.facebook.com/chinchineros.aravena
rene_aravena_@live.cl

Brindis A La
Familia Aravena

Yo brindo por quien reparte
Yo brindo por quien da vida
Yo brindo por quien convida
La flor popular del arte
Yo brindo por quien comparte
Yo brindo por quien se muestra
Yo brindo por quien demuestra
Con tozuda propiedad
La valiosa variedad
De esta tradición tan nuestra.

Versos A
Los Aravena

Del abuelo nació el hijo
Del hijo nacen los nietos
De los nietos el orgullo
Y del orgullo el respeto
Del organillo nacen
Las melodías
Y del total sonido
La compañía.