COMPARSA JUAN Y ROSA

BIOGRAFÍA

“la comparsa Juan y Rosa
Tradición innovación
Chinchín, danza, canto, baile,
Bello oficio, gran pasión”

El año 2000, Juan José Lazcano y Rosa Jiménez se conocen por medio de la música y el arte. De profesión abogado y músico de percusión latinoamericana Juan no vaciló en acompañar a Rosa (trabajadora social, de profesión bailarina del Espiral), en sus proyectos y sueños por develar las identidades ocultadas por la historia de olvido y represión de Chile.

Luego del apagón cultural del país, las generaciones de jóvenes sentían la necesidad de reencontrase con una identidad que desconocían pero que intuían, Santiago no podía ser tan frio y gris como habitualmente se describía.
Posterior al movimiento masivo de las batucadas en Santiago y parte del país, agotado e incómodo para mucho de los jóvenes artistas que desde la calle como escenario, buscaban proponer y encontrar un discurso propio que diera cuenta de una identidad centrina. Sin referentes próximos y conocidos, las influencias fueron desde el teatro los trabajos de Andrés Pérez, la novedosa propuesta musical de Joe Vasconcellos y el cancionero chileno que resistió en los ecos de las micros, poblaciones y peñas, todo en un movimiento underground que daría pistas para madurar la identidad y la propuesta artística del otro chile. Luego apareció o más bien se develo la cueca centrina en grupos emblemáticos como Los Chileneros y otros, la cumbia de los años 50, las danzas y música andina, etc. Rosa Jiménez, quien era profesora de danza afro, había tenido ya acercamientos a las danzas del territorio, la festividad y la figura del carnaval, tenía claro que sus inquietudes en esa búsqueda de referentes locales y una identidad de la zona central, tenía que ir de la mano de la estructura asociada a la comparsa, aquel grupo de músicos y bailarines que manifiestan su expresión por la calle.
Como integrante y parte de ese movimiento de principios del 2000, donde existía una variedad de tambores en una propuesta experimental en torno al carnaval urbano, Rosa conoce a Juan Lazcano, más tarde su compañero y esposo.

En esa búsqueda de identidad del movimiento carnavalero, como pareja fundan el 2004 “La Comparsa”, agrupación que con tambores de afro y batucada experimenta ritmos latinoamericanos que tuvieran identidad en la fiesta chilena, se tocaba cumbia, cueca y huaino con instrumentos ajenos a esas expresiones, herencia de la etapa de las batucadas.

En una víspera de un 18 de septiembre, vieron como carabineros impedía que una familia tocara el chinchín, situación que los hizo reflexionar y llegar a la conclusión que el chinchín era el tambor base que buscaban, que estaba presente en la historia cercana y en la diversidad de festividades populares, religiosas y paganas del Chile oculto de la zona central y del país. Desde esa anécdota, determinan que en su idea de comparsa carnavalera debía ser el bombo chinchinero quien marcara el ritmo en su propuesta de comparsa, con la idea de reconocer y valorar a éste personaje de la zona central del país. En consecuencia, comienzan a vincularse con el instrumento en el año 2006, año en que fundan junto a más creadores, investigadores e intérpretes de diversas disciplinas artísticas, la Escuela Carnavalera Chinchintirapíe. Si bien en la actualidad Juan y Rosa siguen participando de esta instancia, el periodo más fuerte de su trabajo fue durante el año 2006 hasta el 2011. Con el tiempo, necesitaron encontrarse como pareja en un espacio más íntimo, donde poder crear a través de elementos heredados y compartidos, la necesidad de hacer coplas, cantar valses, cuecas y cumbias en torno a la tradición chinchinera y el arte popular latinoamericano. Fue así como el 2012 emprenden un viaje por toda Latinoamérica durante 6 meses llegando hasta Guatemala, experiencia donde encontraron muchas coincidencias y un discurso que atravesaba todo el continente.

A raíz de la necesidad de atreverse a construir y desmarcarse de la tradición a partir de los aprendizajes obtenidos desde ésta misma, surge el año 2011 la Comparsa Juan y Rosa, apelando a la sencillez y a nombres comunes y representativos de la sociedad chilena y la cultura popular latinoamericana, mestiza en su esencia. Juan Lazcano en la percusión chinchinera, acompaña la figura de la melodía, encarnada en Rosa, platillera y bailarina que a través del uso de coplas y versos, abre el ruedo para traer al presente el dialogo de la tradición popular latinoamericana, en la figura del chinchinero, las canciones de Violeta, los versos de Nano Núñez y los ritmos del continente y el organillo Europeo, llegado a tierras mestizas a fines del siglo XIX. La Comparsa Juan y Rosa como sus dos fundadores, son referente y parte, en la actualidad, de aquel movimiento que luego del apagón cultural, le ha dado color y contenido a Santiago, con un trabajo transparente y fiel a sus inquietudes, irreverente y festivo, que con tan sólo un gesto desempolvó aquellas manifestaciones que por años no vimos y estaban ahí, para reconocerlas y traerlas al presente a los sentidos de las nuevas generaciones.

“más allá de la búsqueda, yo siento que hay una construcción, hay una parte que es la búsqueda, la investigación pero tampoco hay como esta idea de quedarse cuestionando todo el rato, ¿Qué es la identidad? Creo que al final ha pasado y pasa mucho tiempo y uno se empieza a marear con esas cosas y llega el momento que tienes que construir, ya tienes herramientas, que siempre se van adquiriendo, hay herramientas como decía la Rosa que ya se han heredado, otras que están por adquirirse más adelante, pero ya con lo que hay, hay algo que se puede ir construyendo y creo que esa construcción colectiva es interesante” (Juan Lazcano).

DATOS DE CONTACTO

+56 9 9961 1375
www.facebook.com/comparsajuanyrosa
comparsajuanyrosa@gmail.com

Cueca A
Juan Y Rosa

Si Rosa pone algún verso
Los cantos y los bailongos
El rítmico Juan José
Aboga por nuestro bombo.

Mezclando nuestro arte
Por ser mestizos
Siembran la carcajada
De los petisos.

De los petisos si
Y a donde van
Van picando la guía
Pal carnaval.

La tradición festeja
A esta pareja.